HISTORIA DE LA IGLESIA DE EL TOBOSO

     Según las fechas encontradas en sus muros, se observa que data del año 1503. Fue construida bajo el reinado de Carlos  V y pertenecía a la Orden de Santiago. Esta iglesia está dedicada a la advocación de San Antonio Abad, en realidad este santo es el mismo que San Antón, patrón de los animales, al cual se le rogaba para que alejara a los malos espíritus de estos y no contrajeran enfermedades, especialmente en las piaras de cerdos.

 En aquellos años había también una gran devoción a San Agustín al que veneraban los vecinos de El Toboso para que les librara de las plagas de langostas.

 La iglesia se inicia en el 1525, siendo el arquitecto de la misma, Juan de Santiago.

 Años más tarde, en  1604, continua  su construcción el arquitecto Miguel de Verdulanza.
 
 Entre los motivos que se indican como causantes de la construcción del templo, fue el crecimiento considerable de la población toboseña, al quedarse pequeña la iglesia que poseían. Los alcaldes mandaron construir una capilla junto a la iglesia principal, en la parte donde se encontraba el cementerio; esto data del año 1515. A partir de esta fecha y hasta la actualidad, se han estado haciendo reparaciones, ornamentos, retablos ... La
última reparación se ha concluido hace poco tiempo, tras el incendio que sufrió el 3 de mayo de 1993,  quedando, como consecuencia del mismo, sin techumbre y a punto de derrumbarse la bóveda.
 

ESTILO ARQUITECTÓNICO DE LA IGLESIA

 El templo es un grandioso edificio de sillería y mampostería, de aspecto robusto y por lo general, en su mayoría, de estilo gótico isabelino. Posee una planta cuadrangular con tres cuerpos de tres naves cada una. Su bóveda es de crucería, por lo que pertenece al gótico. Está apoyada  en columnas cilíndricas que terminan en unos nervios que la
sostienen.

  
 En ella se mezclan varios estilos, pero ninguno de ellos es enteramente puro, ni el románico, ni el gótico, ni el renacentista. El arte es ojival.

 El arco románico sustituye al gótico y desaparecen las nervaduras, que se hacen planas. En el exterior posee robustos contrafuertes en los ángulos y en algunas pequeñas ventanas de arco semicircular y de perfil gótico. Este estilo era muy utilizado por los caballeros de la Orden de Santiago para construir sus iglesias.
 
 En el  siglo XVII se le añaden dos naves laterales que poseen una bóveda casi plana y con nervios poco marcados.
 
 La iglesia tiene dos puertas de entrada; una orientada al oeste y la otra al sur. La del oeste es esbelta y elegante y consta de dos cuerpos, el primero muestra un arco de medio punto, cuatro pilastras, cornisamento y medallones con cruces de la Orden de Santiago. En la puerta orientada al oeste, hay una hornacina vacía, en la que antes de la guerra civil española había una hermosa estatua de piedra de San Antonio Abad entre dos flameros.

 Tiene un gran pórtico con bóveda de cañón y es de arte greco- romano de finales del siglo XVI.
 
 La portada sur posee también un amplio pórtico con bóvedas de cañón. Es de granito y tiene dos cuerpos, en el inferior se ven  un arco de medio punto, cuatro columnas dóricas, dos hornacinas vacías y el cornisamento con la fecha de 1613. El
cuerpo superior es un ático con frontón triangular y nicho,  que contenía antes de la guerra una imagen de piedra de la Inmaculada. A los lados del  ático hay dos pirámides y cubre su vértice una bola. Las dos columnas dóricas exteriores están rematadas por dos bolas. Esta portada  también posee arte greco-romano, del siglo XVII.
 
 Durante este mismo siglo, se construyeron cuatro capillas laterales, dos a cada lado y la sacristía. Esta última fue construida en el año 1610 aunque su piso fue colocado ochenta años más tarde. La capilla de la Virgen del Rosario se abrió bajo el reinado de Felipe IV ( 1612). Aquí reposan los restos de la familia Manzanares y es donde se cantan los " Mayos"  a la Virgen el 30 de abril. Quince años más tarde se abrió la capilla " De los Hierros" o de los Morales, donde se encuentran enterrados personajes de la familia
Morales de Nieva. Posteriormente, en el año 1667 se construye la  capilla de " Los Misereres". Por último se abre una pequeña capilla llamada del Bautisterio, donde estaba la pila bautismal.
 
 La torre es de estilo herreriano, mide cerca de 40  metros, accediendo a ella por una escalera de caracol construida en piedra. Consta de cuatro cuerpos, los dos primeros son de mampostería, algo más tosca en el inferior; en el segundo destaca una ventana en forma de  concha, muy característica de las iglesias de la Orden de Santiago. Los dos cuerpos superiores son de piedra de sillería, con cinco ventanas románicas en arco de medio punto y almohadilladas, que rodean los huecos de las campanas. Corona la torre una baranda con antepecho con doce bolas de piedra y un capitel pequeño con una bola dorada y una cruz en medio. La torre es muy ancha y robusta pero, sin embargo, es airosa y esbelta. Pertenece al arte plateresco  y greco-romano del siglo XVI.

 En la zona de la portada del oeste, existe un coro formado por tres arcos de piedra que lo sostienen y apoyado en una sillería de madera.

 Debajo de los arcos se observa una inscripción en letra griega con las letras " TAU", y que se repiten por toda la iglesia en distintos lugares. Esta inscripción hace referencia a la insignia de los comendadores de la Orden de San Antonio Abad, los cuales la llevaban en la capa y en el pecho.
 
 En el lado opuesto de esta portada se encuentra el altar  mayor, que posee una cúpula en cuyas esquinas se encuentran las pinturas de los doctores San León, San Agustín, San Hilario y San Jerónimo.

 En el interior de la iglesia había hermosas y valiosas obras de arte, pero durante la guerra civil desaparecieron. Este es el caso del magnífico órgano, los retablos barrocos y
churriguerescos en cuyas hornacinas había valiosas imágenes, todas talladas en madera, al igual que los retablos, lienzos de famosos pintores ... Al finalizar la guerra civil, en el 1939, se reformó y reconstruyó el altar mayor, haciéndose el retablo ajustándolo al estilo barroco de la última época de la iglesia. De la gran cantidad de obras de arte destruidas,se ha salvado la cabeza de San Agustín, imagen que se encontraba en el convento de los agustinos y con cuya cabeza se ha reconstruido la actual imagen del Santo. La imagen
original de San Agustín es atribuida popularmente al escultor del siglo XVIII, Francisco Salcillo.
 

VOLVER AL ÍNDICE