ORIENTACIONES GENERALES PARA ATENDER AL ALUMNADO QUE PRESENTA DIFICULTADES EN MATEMÁTICAS

Los contenidos elegidos deben tener en cuenta que:
     - Sean adecuados al nivel de enseñanza en el que se proponen.
     - Su cantidad permita que se puedan trabajar sin prisas.
     - Sean funcionales, se puedan utilizar en muchas situaciones de la vida cotidiana.
     - Consigan que los alumnos sean capaces de enfrentarse con confianza en sus habilidades a las actividades  matemáticas, y noten y experimenten avances en su trabajo.
     - Relacionen de forma significativa las diferentes partes de las matemáticas y éstas con otras áreas del currículo.
     - Potencien la capacidad de crítica en general y hacia la misma utilización de las matemáticas en particular.
     - Sean especialmente válidos para la adquisición o consolidación de destrezas generales.

La metodología debe tener en cuenta que:
- Los conocimientos previos del alumnado.
- El respeto al ritmo de trabajo de los alumnos y a las estrategias diferentes para abordar el problema y para elaborar la respuesta.
- No conviene plantear un problema de comparación si el alumno no sabe resolver problemas de cambio.
- Los problemas que se planteen han de tener interés para el alumno.
- Impulsar en el alumno la reflexión. Se debe preguntar: ¿por qué crees que es así la solución? ¿qué has hecho para llegar a esa solución? ¿cómo lo has averiguado?, ¿qué dificultades has encontrado?
- Trabajar en equipos pequeños de alumnos, donde puedan intercambiarse preguntas, darse explicaciones, comentarse errores con el fin de ser conscientes de su manera de aprender. Ventajas: Primera: Necesidad de que el alumno aprenda el lenguaje matemático como medio para acceder al conocimiento matemático; en grupos de pocos alumnos, se ve obligado a intentar comunicarse con sus compañeros utilizando un determinado vocabulario matemático que, en general, estará más cerca del de sus compañeros que del que utiliza el profesor. La segunda ventaja es el contraste entre iguales; el alumno llega al convencimiento de que puede aprender de sus compañeros y valora su propio aprendizaje en la medida que es facilitador del aprendizaje de otros alumnos.
- Utilizar material concreto: botones, cubos, reglas, balanzas, etc.
- Utilizar material gráfico. Realizar representaciones gráficas de los objetos de las operaciones, de la acción del problema, etc.
- Utilizar material simbólico. Utilizar cifras y signos matemáticos.
- Identificar los distintos pasos de resolución de problemas: leer el problema, buscar la información importante, decidir qué operación hay que realizar, estimar el resultado, realizar la operación, comprobar el resultado.

La evaluación debe tener en cuenta que:
- Es un instrumento para modificar la práctica educativa.
- Debe servir para orientar a los alumnos y no solamente para clasificar.
- No sólo hay que valorar los resultados. Es muy importante valorar el proceso realizado. Es necesario valorar la comprensión y razonamiento para la resolución del problema.
- La observación de los errores. Lejos de ser aleatorios o irreflexivos, son con frecuencia sistemáticos y revelan una lógica subyacente.
-
Tanto como la respuesta, interesa la justificación de la misma a partir de los datos que se han obtenido.