ORIENTACIONES AL PROFESORADO SOBRE MALTRATO ESCOLAR


1. Introducción.
2. Si sospecho que un alumno sufre maltrato.
3. Si creo que un alumno puede estar ejerciendo maltrato.


1. Introducción.

Afortunadamente son escasos los maltratos entre alumnos, pero en alguna ocasión han existido. Agresiones y amenazas entre algunos alumnos, robos, temor a venir al centro... son situaciones que, aunque aisladas, nos hemos encontrado.

Estas situaciones, también llamadas bulling son difíciles de detectar, sobre todo las que se refieren al acoso o maltrato entre iguales.

Las manifestaciones de acoso entre iguales son de muy diversa índole: chantaje económico, coacciones, aislamiento, violencia psicológica...

"Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos" (Olwedus,1998)

Existen tres factores básicos para que se considere que existe acoso o maltrato entre alumnos:

1. Ha de existir una víctima (indefensa) atacada por un abusón, o grupo de abusones. Es una relación de poder.
2. Debe suceder durante un periodo de tiempo prolongado y de forma repetida.
3. La naturaleza de la agresión puede ser física, verbal o psicológica.

2. Si sospecho que un alumno sufre maltrato.

Debo sospechar que un alumno sufre maltrato cuando:
- Observo cambios de actitud: tristeza, depresión, falta de autoestima, aislamiento, poco comunicativo...
- No quiere mantener relaciones con compañeros, o éstas son escasas o nulas.
- Le desaparece material, libros... con frecuencia
- Se queja de ser insultado, burlado, agredido...
- Rehuye encontrarse por la calle con personas del entorno escolar.
- Recibe abucheos repetidos.
- Le roban objetos: ropa, mochilas, cuadernos, libros, etc.
- Se produce una sumisión incondicionales a otros alumnos.
- Absentismo escolar.
- No participa en salidas del grupo en actividades extraescolares.
- Aparecen pintadas del nombre de un alumno en puertas y paredes.
- Muestra evidencias físicas de violencia y de difícil explicación.

Debo fijarme en:

- La relación en los pasillos.
- La relación en el patio.
- El momento de entrar y salir del instituto.

¿Qué puedo hacer?

- Intervenir sin dilación sobre los protagonistas y sus sentimientos: sobre la víctima, el agresor y los espectadores.
- Hacer conscientes a los involucrados desde el primer momento del daño y perjuicio que actos humillantes pueden causar en una persona.
- Comunicar los hechos al tutor, en su caso, para que se canalicen a través de el todas las medidas.
- Trabajar en tutoría, en su caso, los temas siguientes:
     • La violencia escolar, pasando al principio un cuestionario o realizar un test sociométrico. a los alumnos, anónimo, para que podamos conocer la actual y, en su caso, prevenir esta problemática.
    • Reacción ante las situaciones conflictivas.
    • Favoreacer las relaciones positivas.
- Aplicar castigos proporcionalmente al acto violento.
- Derivar inmediatamente hacia el estamento que mejor pueda resolverlo, Jefatura de estudios o Departamento de orientación, para que tome las medidas oportunas.
- Proponer al Claustro para que si considerea oportuno iniciar un programa a nivel general de centro.


3. Si creo que un alumno puede estar ejerciendo maltrato.

Debo sospechar que un alumno está ejerciendo maltrato cuando:
- Mantiene comportamientos agresivos:
        . Ejerce maltrato
        . Realiza bromas pesadas
        . Manifiesta ira descontrolada por razones poco significativas
       .  Insulta y amenza a sus compañeros.
- Ignora los derechos de los demás.
- Mantiene una intolerancia y actitudes prejuiciosas a las diferencias de los demás.
- Se muestra enfadado con frecuencia, impaciente y emplea tonos despreciativos en sus valoraciones sobre los demás.
- Se siente con frecuencia insatisfecho, sin motivación para trabajar con los demás.
- Trata de imponer sus criterios utilizando la agresividad verbal o física.
- No controla sus reacciones.
- Tiene un historial previo de problemas de disciplina y de violencia.
- Pertenece a pandillas violentas.
- Tiene peleas con los compañeros y/o familiares.
- Destruye el material de los compañeros o del centro.
- Poseee objetos que pueden ocasionar violencia.
- Realiza amenazas para hacerse daño así mismo o suicidarse.
- Suele ser fuerte físicamente.
- Posee escasas escasas habilidades sociales.
- Tiene dificultades para seguir normas.
- Mantiene relaciones negativas con los adultos.
- Ofrece bajo rendimiento escolar.
- Nula capacidad autocrítica y alta autoestima en aspectos no escolares.

¿Qué puedo hacer?
- Hablar directamente sobre lo que está pasando.
- No ocultar la información o la sospecha que se tiene y afrontar la situación.
- Informarle claramente y sin concesiones de que estas situaciones deben pararse y que es su deber reparar los daños y cambiar su actitud.
- Ponerte en contacto con el instituto, a través del tutor, departamento de oreintación, Jefatura de Estudios, para conocer con detalle su actitud en relación con los compañeros.
- Indagar sobre su participación en grupos que actúan impunemente y comunicarle que debe de romper ese tipo de vínculos saliendo del grupo si es necesario.
- Ofrecerle tu ayuda para que pueda modificar la situación social en la que se encuentra.
- Hacerle ver que esas conductas son dañinas y peligrosas tanto para las víctimas como para él y que este problema nos preocupa tanto o más que el rendimiento académico y que nos sentimos en la obligación de atajarlo.
- Nuestra actitud debe de ser firme y decidida de rechazo hacia esos comportamientos, sin necesidad de incluir la amenaza ni la violencia.
- Dejarle claro que los pasos que damos son precisamente porque nos preocupa y porque nos sentimos obligados a hacerlo para mejorar su desarrollo personal.
- Hay que obligarle a reparar los daños.
- Una vez puestas las medidas, observar cuidadosamente los posibles cambios.