ORIENTACIONES A PADRES SOBRE MALTRATO ESCOLAR


1. Si sospecho que mi hijo sufre maltrato.
2. Si creo que mi hijo puede estar ejerciendo maltrato.
3. Si mi hijo puede ser un observador pasivo de maltrato a los demás.


1. Si sospecho que mi hijo sufre maltrato.

Debo sospechar que mi hijo sufre maltrato cuando:
- Observo cambios de actitud: tristeza, depresión, falta de autoestima, poco comunicativo...
- Expresa deseos de quedarse en casa, de no querer ir al instituto.
- No quiere hablar de una materia concreta.
- No quiere mantener relaciones con compañeros, o éstas son escasas o nulas.
- No habla del instituto.
- Le desaparece material, libros... con frecuencia
- Se queja de ser insultado, burlado, agredido...
- Rehuye encontrarse por la calle con personas del entorno escolar.

¿Qué puedo hacer?
- Hacerle saber que esta situación no debe ocultarla y que cualquier problema que tenga puede solucionarse si cuenta con la ayuda de la gente que le quiere.
- Hacerle ver que tiene derecho a ser feliz, y tú vas a ayudarle.
- Romper el silencio, que es lo más difícil. La ayuda emocional es primordial. Hacerle sentirse seguro, valorado y ayudarle a ver el problema abordándolo en todas sus dimensiones.
- Hacerle ver la necesidad de afrontar la situación, pero no forzando situaciones que le puedan producir más temor.
- Planificar con él las estrategias para acabar con la situación.
- Invitarle a que hable con la persona adulta del instituto que más confianza le pueda dar.
- Dar a conocer a los hijos los pasos que den los padres.
- Evitar provocar miedos mayores ante actuaciones que se pongan en marcha, convenciéndole de la necesidad y conveniencia de dicha actuación.
- No conviene identificarse con sus sentimientos negativos.
- Eliminar los sentimientos de culpabilidad.


2. Si creo que mi hijo puede estar ejerciendo maltrato.

Debo sospechar que mi hijo está ejerciendo maltrato cuando:
- Mantiene comportamientos agresivos con los miembros de la familia.
- Ignora los derechos de los demás.
- Me comunican a menudo que ha tenido episodios de agresiones o insultos a compañeros en el instituto.
- Se muestra enfadado con frecuencia, impaciente y emplea tonos despreciativos en sus valoraciones sobre los demás.
- Se siente con frecuencia insatisfecho, sin motivación para trabajar con los demás.
- Trata de imponer sus criterios utilizando la agresividad verbal o física.
- No controla sus reacciones.
- Ejerce el maltrato entre sus compañeros.

¿Qué puedo hacer?
- Hablar directamente sobre lo que está pasando.
- No ocultar la información o la sospecha que se tiene y afrontar la situación.
- Informarle claramente y sin concesiones de que estas situaciones deben pararse y que es su deber reparar los daños y cambiar su actitud.
- Ponerte en contacto con el instituto, a través de Jefatura de Estudios o el Tutor, para conocer con detalle su actitud en relación con los compañeros. Teléfono del I.E.S. Lope de Vega: 91 532 13 62
- Indagar sobre su participación en grupos que actúan impunemente y comunicarle que debe de romper ese tipo de vínculos saliendo del grupo si es necesario.
- Ofrecerle tu ayuda para que pueda modificar la situación social en la que se encuentra.
- Hacerle ver que esas conductas son dañinas y peligrosas tanto para las víctimas como para él y que este problema nos preocupa tanto o más que el rendimiento académico y que nos sentimos en la obligación de atajarlo.
- Nuestra actitud debe de ser firme y decidida de rechazo hacia esos comportamientos, sin necesidad de incluir la amenaza ni la violencia.
- Dejarle claro que los pasos que damos son precisamente porque nos preocupa y porque nos sentimos obligados a hacerlo para mejorar su desarrollo personal.
- Es muy importante ofrecerle modelos de comportamiento positivos. Lo que nosotros somos y hacemos se convierte en la mejor vía para adquirir conductas y actitudes nuevas.
- Hay que obligarle a reparar los daños.
- Una vez puestas las medidas, observar cuidadosamente los posibles cambios.



3. Si mi hijo puede ser un observador pasivo de maltrato a los demás.

Debo sospechar que mi hijo es observador pasivo del maltrato a los demás cuando:
- Comenta actuaciones de agresión de compañeros hacia otros alumnos.
- Apoya determinadas actuaciones violentas porque puede resultarle más cómodo para sentirse identificado con un grupo, o ante la necesidad de sentirse reconocido.
- No interviene en actos agresivos porque no se atreve o porque piensa que a él no le afectan.
- Puede encontrarse en la tesitura de tener que posicionarse sobre agresiones entre alumnos y no sabe o no puede hacerlo como él quisiera.
- A veces no actúa directamente, pero apoya de manera indirecta acciones violentas porque considera que sacarlas a la luz pueden perjudicarle.

¿Qué puedo hacer?
- Desmontarle la idea de que hablar de malos tratos a los demás es delatar.
- Hacerle consciente de que todo cuanto nos rodea debe de importarnos, especialmente lo que se refiere a nuestra relación con las personas.
- Establecer comunicación y darle opción a que exprese cómo se siente ante esas situaciones, cuál es su reacción y por qué.
- Demostrarle con nuestra propia práctica que hay que implicarse ante situaciones que consideramos injustas.
- No mostrar una actitud pasiva ante la violencia que sufren los demás. Esto ayuda a que las situaciones de injusticia disminuyan. Si mostramos una actitud pasiva, nuestro hijo puede buscar apoyo en personas que le rodean y que sientan lo mismo que el para reaccionar.
- Ayudarle a tener una valoración positiva de sí mismo y a saber decir NO ante hechos que perjudican o dañan la dignidad de las personas.

Para ampliar información consulte "El maltrato entre escolares. Guía para padres". Edita El Defensor del Menor. Comunidad de Madrid.