Primer tercio del siglo (I)

    Arriba Siguiente

¿Cuántos españoles emigraron entre 1900 y 1930?

Entre 1900 y 1930 emigraron algo más de tres millones de  españoles(3.253.448) según las cifras oficiales, aunque las investigaciones recientes calculan que alcanzarían casi los cuatro millones y medio (4.360.387). La diferencia entre ambas cifras se debió a la emigración clandestina: entre un 20 y un 30% emigraron de forma clandestina para no cumplir el Servicio Militar o evitar pagar las tasas de salida. Utilizaban dos fórmulas para evitar el control del gobierno:
Salir por un puerto extranjero. No se consideraba emigración pasar a otro país por vía terrestre. Muchos andaluces se embarcaban en Gibraltar y los emigrantes de la Cornisa Cantábrica en Burdeos.
Embarcarse en alta mar.  Esta fórmula  era frecuente entre canarios, asturianos  y gallegos y funcionaba a través de las denominadas Personas que se organizan para estimular la emigración, gestionando los permisos y el transporte a cambio de unos precios  muy superiores a los reales. Recorrían las zonas rurales apartadas, aseguraban la facilidad de trabajo en América, y en ocasiones conseguían la participación de las autoridades municipales o las personas más influyentes de los pueblos. align=. Estas redes las organizaban empresas de transporte ilegal, que publicaban notas de prensa explicando las ventajas de emigrar con ellos y contaban con agentes, los enganchadores, que buscaban clientes en los pueblos de las montañas o del interior. En 1907 el gobierno prohibió esta práctica e hizo contracampaña, incluso utilizando a los maestro, pero no se consiguió evitarlas.

Los datos del gráfico son estimados. Las cifras oficiales han sido ponderadas teniendo en cuenta otras fuentes de información (registros de entrada de los emigrantes en los países receptores)

El crecimiento de los diez primeros años se debe sobre todo a la atracción ejercida por Argentina (dos terceras partes del total de los emigrados).

Durante la Primera Guerra Mundial aumentó mucho la emigración, pero cambio el destino. Muchos fueron  a Francia, por lo que en las cifras oficiales no se contabilizaron. Dónde más se notó fue en Argentina: en 1913 emigraron 122.000 y entre 1914 y 1919 una media de 24.000.

Después de la Guerra aumentó de nuevo la emigración a América; pero  no alcanzó las cifras anteriores.

LEYES DE EMIGRACIÓN E INMIGRACIÓN

La Ley de Emigración Española de 1907 establece: 

“Serán considerados emigrantes, a los efectos de esta ley, los españoles que se propongan abandonar el territorio patrio con pasaje retribuido o gratuito de tercera clase, o de otra que el Consejo Superior de Emigración declare equivalente, y con destino a cualquier punto de América, Asia u Oceanía” 

Para la Ley de Inmigración Argentina (1876) era inmigrante:

“todo extranjero jornalero, artesano, industrial, agricultor o profesor que, siendo menor de sesenta años , y acreditando su moralidad y sus aptitudes, llegase a la República para establecerse en ella, en buques a vapor o vela, pagando pasaje de segunda o tercera clase, o teniendo el viaje pagado por cuenta dela nación, de las provincias o de las empresas particulares protectoras de la inmigración y la colonización"

 

En la Ley de Inmigración Cubana, consideraba inmigrantes a los:

“extranjeros residentes en otro país, que entran en Cuba con la intención de residir allí”

                 Arriba Siguiente